Martes 12 de Diciembre del 2017
Destacados: No announcement available or all announcement expired.

Paqui Martínez.

6 de diciembre de 1978, entra en vigor nuestra Constitución, un texto legal nacido del mayor de los consensos; en su redacción participan los mas cualificados juristas y políticos, hombres de Estado, capaces de diseñar un espacio centrado en el ciudadano, con el espíritu de garantizar derechos y libertades a éste.

39 años de convivencia pacífica nos ha proporcionado ese texto legal, la Constitución más duradera de nuestra historia, todas ellas murieron por un denominador común, el deseo de reforma para adaptarla a los intereses del poder.

6 de diciembre de 2017, hoy celebramos tan importante efeméride en la antesala de una reforma constitucional pactada, con la duda, a tenor de los últimos acontecimientos, de si la, inconcreta aún reforma, contará con el mismo sentimiento de Estado y las garantías para el ciudadano que inspiraron el nacimiento de dicho texto legal. Una reforma con mas sombras que luces, de la que los ciudadanos recelamos, tristemente acostumbrados a que las reformas legislativas acaben afectando negativamente a los ciudadanos y favoreciendo a determinados estamentos. Una reforma que no tenemos claro si se traducirá en soluciones a los problemas de la sociedad en su conjunto o respuesta a los intereses de una parte de esta.

Me manifiesto contraria a la reforma constitucional, considero mas urgente y necesario una reforma legislativa en profundidad de las leyes que desarrollan nuestra Constitución y que claramente han prostituido los principios inspiradores contenidos en el texto constitucional.

Artículo publicado el 6 / diciembre / 2017. En la categoría: ColaboradoresEn la categoría: Paqui Martínez.