Miercoles 07 de Noviembre del 2018

Manu Benítez.

El día de la batalla final se acerca y con ello se acentúan los debates políticos y la incertidumbre en las calles, así como en cualquier foro político, crecen las divisiones de opinión en un lado y en otro y las primeras consecuencias se hacen efectivas a toque de despidos fulminantes, el gobierno catalán no se puede permitir voces criticas dentro de su entorno y su decisión es quitarse de encima a todo aquel que discrepe, quizás es una muestra de lo que seria la democracia catalana, al igual que pasa con su cadena de televisión publica que se ha convertido desde hace ya años en propaganda independentista y enemiga de todo lo que hace referencia a España. En estos momentos también crece el debate sobre el articulo 155, ¿pero que es en realidad?

 

El articulo 155 recoge en su contenido la posibilidad del gobierno del estado de intervenir la autonomía de una comunidad ante un hecho muy grave, es una herramienta legal a disposición de un gobierno para que en un caso muy extremo intervenga en una comunidad, para entre otras cosas hacer respetar y acatar la ley impuesta por los tribunales. La cuestión ahora es analizar si en Cataluña se están respetando las leyes recogidas en nuestra constitución, y si el gobierno catalán esta dispuesto a acatarlas. El desafío del gobierno catalán hacia la constitución y el estado de derecho es patente y no presenta duda alguna y lo peor, aunque dicen que quieren negociar lo único que están dispuestos a poner sobre la mesa es la forma de ejecutar el referéndum. En este punto el gobierno del estado de España se tiene que plantear que formulas legales tienen a su alcance para evitar que se realice el referéndum y a a su vez impedir posibles altercados en las calles, si como parece el gobierno catalán no tiene intención de retroceder en sus pretensiones el gobierno de España estaría totalmente legitimado para aplicar el articulo 155 ante las reiteradas vulneraciones a la constitución española.

 

Ninguna persona se tiene que sentir ofendida por ello ya que existe un precedente muy cercano en donde ante un hecho extremo el gobierno de España, en aquellos momentos gobierno socialista tuvo que aplicar un articulo por primera vez en la historia democrática de España para desbloquear una situación insostenible en los aeropuertos de España, y que estaban perjudicando a cientos de viajeros en todo el territorio español, en este caso tuvo que intervenir el ejercito para hacerse al mando de las torres de control y así solucionar el conflicto que se había generado, la opinión publica lo entendió dado que era un hecho tan sumamente grave que requería de soluciones de altura política. Hoy nos encontramos ante un hecho similar, el gobierno de una comunidad se quiere saltar la constitución poniendo en riesgo la estabilidad de todo un estado y las medidas ha adoptar tienen que estar a la altura de este desafió.

 

Así mismo se nos olvida un colectivo como es el de los funcionarios públicos  que se ven en una encrucijada motivada por un gobierno que ha desvariado desde hace varios años, no podemos culpar al PP en este caso porque la ausencia de dialogo o alternativa se debe a que el gobierno catalán no quiere ninguna contra partida que no pase por el referéndum, esto es un chantaje de un gobierno chulo y prepotente que esta dispuesto a romper una sociedad por no ceder en sus pretensiones.

 

Desde un principio ha sido un engaño a los catalanes y ahora somos los españoles los que tenemos que estar a la altura de las circunstancias y entender que cualquier decisión final por parte de nuestro gobierno esta motivada por las circunstancias dadas en este caso, tal y como paso en el desafío de los controladores aéreos.

 

 

Artículo publicado el 8 / julio / 2017. En la categoría: ColaboradoresEn la categoría: Manu Benítez.