Miercoles 07 de Noviembre del 2018

Manu Benítez.

Es la estampa de todos los años por estas mismas fechas, extensos campos siendo cosechados por esos hombres y mujeres que esperan al verano para recoger los frutos de su esfuerzo, miradas al cielo para ver si hoy tendrán un buen tiempo para realizar su jornada de trabajo, una jornada eterna y que no distinguen entre días festivos y laborales. Sus ojos ven como los pueblos se van llenando de visitantes para disfrutar de los fines de semana, o de las bien merecidas vacaciones pero ellos tienen que continuar con sus labores porque en su profesión la época estival no existe.

 

Los veo día y noche y a veces me pregunto si pararan a comer o a descansar, si tienen jornada de relevo o si uno solo tiene que estar durante día y noche dentro de las cosechadoras y tractores, yo miro a través de mi ventana y los contemplo, respiro ese aire envuelto con el aroma del trigo que tanto me gusta y me pregunto si son compensados por tanto esfuerzo.

 

Agricultor y ganadero, profesiones que quizás sean de las mas esclavas por el tiempo que requiere dedicarse a ello, en plena temporada de recogida no hay tregua para ninguno de ellos y si son ganaderos tienen que acudir todos los días a alimentar a sus animales, tanto sacrificio para ser ninguneados a la hora de pedir un justo precio por sus productos.

 

Algunos se atreven a considerarlos incultos o personas de segunda clase, la sociedad tampoco ha tratado bien a este sector durante muchos años, aunque ahora es cierto que muchos alaban sus esfuerzos, políticos ignorantes, ademas de necios que desde sus despachos se atrevieron a descalificarlos mientras que otros realzaron sus profesiones, un contraste de opiniones en donde solo la condición como persona de cada uno de nosotros los ubica en un lugar o en otro.

 

Hoy un día mas miro por la ventana y los veo trabajar sin descanso, mirando al cielo para que el tiempo no les estropee la cosecha, el fruto de todo su esfuerzo y de lo mas importante, la posibilidad de tener la nevera llena o vacía, porque de lo que recojan dependerá su estatus económico en los siguientes meses.

Artículo publicado el 15 / julio / 2017. En la categoría: ColaboradoresEn la categoría: Manu Benítez.