Paqui Martínez.

Algo remueve mi conciencia cada vez que se conoce un nuevo caso de violencia de género, y en esta ocasión nos toca de cerca, en nuestro mismo municipio.

Qué dificil es entender lo que puede pasar por la cabeza de una persona para llevarla al extremo de asesinar a otra, para después suicidarse sabedor de su incapacidad de asumir la acción de haber sesgado la vida a su pareja.

En este sociedad falta mucho amor, y otras veces ese amor es mal comprendido, el amor es procurar y desear la felicidad de la otra persona, aunque a veces su felicidad pase por tener que hacer el sacrificio de renunciar a ella apartándonos de su vida.

Hoy me sumo al dolor de una familia y el de una menor que crecerá privada del amor de sus padres.

Artículo publicado el 30 / marzo / 2015. En la categoría: ColaboradoresEn la categoría: Paqui Martínez.