Viernes 21 de Septiembre del 2018

Manu Benítez.

¿Que fueron de los censores del régimen franquista? Es de imaginar que ya no queden ninguno vivo ,ó quizás si, en cualquier caso dejaron un legado vivo porque de alguna manera han aprendido sus antecesores, eso si, en otro formato,, ahora están LOS EJECUTORES DE LA RED, individuos o individuas que pasan su maravillosa vida encerrados en su cuarto frente a su ordenador visualizando todo lo que ocurre en la red para luego machacar a todo aquel que no pasen sus propios filtros de aceptación.

 

Visualizan las palabras, las frases, las ropas que vistes, los gestos y todo aquello que para el resto pasa desapercibido pero que para ellos es un atropello a la estética o a la moralidad entendida por ellos/as mismos. Los censores Franquistas fueron odiados y se lidiaron batallas exigiendo libertad de expresión, aquella de la que hoy se refugian los nuevos ejecutores de la moralidad para defenderse de sus actos. La cuestión es que los que juzgan se cubren con la manta de la libertad de expresión y los que se pasan de la raya lo hacen del mismo modo, de tal manera, que este derecho conseguido por el sufrimiento de otras generaciones es valido para unos y para otros, sin excepción, en la red vale y se acepta todo aunque somos muchos los que abogamos por un control, dado que no es aceptable ver en los foros a personas que valiéndose del anonimato elevan a la vulgaridad mas extrema sus comentarios insultantes.

 

Los nuevos inquisidores de la red se atreven con todo y existen de todas las tribus porque al fin y al cabo son eso, tribus que según sus ideas arremeten sin piedad contra todo lo que no les gusta, te pueden arrojar a la hoguera como subirte a los altares de la fama sin apenas pestañear, ellos deciden quien tiene que estar en la cúspide de lo mas alto y quien debe de sufrir el calvario del infierno.

 

Nos hemos olvidado de lo que significa opinar y razonar para envolvernos en conflictos verbales sin otra finalidad que romper la hegemonía en cualquier foro  de opinión. Se revientan hasta concursos en donde concursantes con talento y con cientos de horas de ensayos a sus espaldas ven con incredulidad como personajes que aparecen como simples anécdotas se convierten en ganadores por el capricho de unos cuantos. Las cadenas de televisión también entran en juego y buscan que sus programas sean lo mas comentado en las redes dejando que los invitados sean humillados o insultados con total alevosía.

 

 

 

Los censores franquistas se fueron en la democracia pero han vuelto los ejecutores de la red para indicarnos que la censura sigue viva aunque no nos demos cuenta.

Artículo publicado el 9 / junio / 2017. En la categoría: ColaboradoresEn la categoría: Manu Benítez.