Viernes 23 de Noviembre del 2018

Paqui Martínez.

Corría el mes de septiembre del año 1974, en la puerta de un colegio “de monjas” de un barrio de la capital malagueña, alrededor de unos cien niños y niñas se incorporaban a sus clases de “párbulos”, las maestras/hermanas, con sus hábitos blancos impolutos y sus tocas negras recibían a los niños en la puerta, muchos de ellos llorosos por la inevitable separación de sus madres. Los niños con sus babis celestes de cuadritos de vichy y las niñas idénticos de color rosa, los niños formaban en una fila y las niñas en otra, una diferenciación que se extendía a las aulas, recreos y juegos. Eran otros tiempos, hombres y mujeres recibíamos una educación diferenciada, acorde al rol que se establecía que debíamos ocupar cada uno de nosotros en la sociedad.

Me invaden estos recuerdos de infancia, con la gozosa imagen aún reciente de las manifestaciones reivindicativas del 8 de marzo, cuando me llega un folleto informativo de una Federación malagueña en el que me proponen una excursión a un municipio malagueño, como actividad para celebrar el Día Internacional de la Mujer, y entre otros detalles incluye la coletilla de “solo para mujeres”. La cita para tan “igualitaria” excursión es un día de marzo de ¡¡¡¡2018!!! . Excluyen a la mitad de la población y con ello me excluyen a mi, entendiendo que la celebración de un día en que reivindicamos igualdad no puede pasar por discriminar a otra parte de la sociedad, conmigo que no cuenten, no se puede avanzar socialmente sin implicar a todos los miembros de la sociedad.

Ya no visto el babi de cuadritos rosa y calcetines, ni mi madre peina mis coletas, atrás quedó la educación diferenciada por sexos que, sin sentido alguno, nos separaba de niños para una vez adultos entender que era necesario unirnos y cooperar en el ámbito social, laboral y familiar, y en esto andamos hasta nuestro tiempo, en una lucha entre la educación recibida y la que queremos transmitir a nuestros hijos cuando aparece este ejemplo de celebración de un día reivindicativo de igualdad basado en la práctica de una nueva modalidad de Ley deTalión, ojo por ojo, discriminación por discriminación.

Artículo publicado el 10 / marzo / 2018. En la categoría: ColaboradoresEn la categoría: Paqui Martínez.
No announcement available or all announcement expired.