Oficina de prensa municipal.

El Pleno aprueba una moción del PP para instar al Gobierno autonómico a revisar ambos tributos, especialmente para rentas bajas y medias, para evitar que los andaluces sean los españoles con mayor tipo impositivo.

El Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre ha instado a la Junta de Andalucía a que acometa una reforma de la política tributaria autonómica, para que sea más acorde con las condiciones más ventajosas de otras comunidades autónomas, y para que los andaluces ”dejen de ser los españoles que soportan los mayores tipos impositivos”. La moción, que fue presentada por el grupo popular en el último Pleno de la Corporación, contó con el respaldo del equipo de gobierno del PP, mientras que PSOE e IU votaron en contra y UpyD y ERES se abstuvieron.
En la propuesta, se recuerda que Andalucía no puede seguir siendo la comunidad autónoma con más paro y en la que se pagan más impuestos de toda España, por lo que se insta a llevar a cabo una reforma fiscal ”realista”, basada en las peculiaridades del territorio y que impulse la creación de empleo y crecimiento económico. Durante la sesión, el alcalde, Joaquín Villanova, recordó que la última reforma tributaria acometida por el Gobierno central no ha sido correspondida por la Junta, lo que genera una situación injusta para los ciudadanos andaluces respecto al resto de España, y también para las empresas, que no pueden competir en igualdad de condiciones.
En concreto, la moción subraya la necesidad de revisar especialmente la tarifa autonómica del Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF) y el Impuesto de Sucesiones, para favorecer sobre todo a las rentas medias y bajas. En el caso del IRPF, el Ayuntamiento pide una rebaja de dos puntos para cada uno de los cuatro primeros tramos autonómicos (bases liquidables menores de 60.000 euros), y de un punto para el resto de tramos. También se solicita que mejoren las deducciones autonómicas para rentas bajas y medias, con medidas específicas para las familias numerosas, para las familias con hijos menores de cuatro años en guarderías, por la adquisición de libros y material escolar, por los gastos de estudios universitarios, por la rehabilitación de viviendas o por la adquisición de prótesis para personas con discapacidad.
En cuanto al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, se reclama una disminución progresiva: del 33,33% este año, del 66,66% en 2016 y del 99,9% en 2017, hasta su desaparición, al menos para rentas bajas y medias. Asimismo, se solicita la reducción de la base imponible para donaciones de padres a hijos en determinadas circunstancias, como cuando los hijos se encuentren en situación de desempleo o para donaciones de la vivienda habitual del hijo. Villanova denunció el ”inmovilismo” del Ejecutivo autonómico en materia de impuestos, y recordó las últimas medidas aprobadas por el Ayuntamiento en el ámbito tributario: la rebaja del tipo del IBI hasta un 20% para este año, la reducción de la tasa de carruajes en un 15%, la bajada del 40% en las plusvalías y la campaña de ayudas al IBI para compensar la revisión de los valores catastrales.

Artículo publicado el 25 / febrero / 2015. En la categoría: Información MunicipalEn la categoría: Servicio Público