Oficina de prensa municipal.

El método, que combina la prevención y curación de los árboles, reduce en un 98% las llamadas por la presencia de esta plaga. Se ha actuado en los principales parques y zonas verdes, sobre todo cerca de los colegios.

Como cada año, el Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre ha realizado tratamientos preventivos y curativos para combatir las plagas de procesionaria. Estas orugas, tal como su nombre indica, ‘procesionan’ formando filas de gran longitud atacando especialmente a los pinos y produciendo reacciones alérgicas en algunas personas y animales. Para evitar su evolución se ha actuado en diferentes zonas verdes municipales. En total, la superficie tratada ha sido de 190.000 metros cuadrados y se ha intervenido especialmente en los lugares próximos a los centros escolares y los espacios de gran afluencia, como son los paseos, parques y jardines.
La procesionaria del pino es una oruga cubierta de pelos urticantes que se desprenden y flotan en el aire provocando irritaciones en diferentes partes del cuerpo, además de intensas reacciones alérgicas. Para luchar contra ella, se ha dispensado un chorro pulverizado en los pinos, intentando minimizar la exposición de productos fitosanitarios para proteger al medio ambiente.
Una vez estudiado el procedimiento que se realizó el pasado año para combatir esta plaga, el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre comenzó en septiembre a aplicar un nuevo tratamiento. En este ciclo se ha desarrollado un método que se divide en dos fases. La primera de ellas, es la etapa preventiva donde se ha utilizado un insecticida inhibidor del crecimiento, cuya materia activa es el Diflubenzurón. Este tipo de elemento interfiere en la acción de la hormona interrumpiendo el proceso de muda, lo que resulta letal para el insecto. Asimismo, impide la eclosión de los huevos de generaciones posteriores.
Por otro lado, el segundo periodo es el curativo, que sólo ha sido necesario aplicarlo en dos zonas del municipio. En este sentido, en los espacios donde se han producido bolsones, se ha tratado los árboles con un insecticida biológico, la bacteria Bacillus thuringiensis, que existe naturalmente en el suelo, y que es fatal para las larvas. Aunque la plaga ha sido mucho más agresiva que el año anterior por la subida generalizada de las temperaturas, el problema ha sido combatido rápidamente con la instauración del tratatamiento hace ya algunos meses. En el ciclo de 2014 se luchó contra la procesionaria a través de trampas de feromonas. Este tipo de mecanismo atrae a los machos a los recipientes donde quedan adheridos, afectando al ciclo de reproducción.
Al ser la oruga procesionaria una plaga innata al pino, ya que es ahí donde instalan los ‘bolsones’ en los que se desarrolla la larva, el tratamiento se ha llevado a cabo especialmente en aquellas zonas donde existe este tipo de arboleda. Así, se ha actuado en los alrededores de los CEIP Maruja Mallo y Algazara para evitar las posibles irritaciones que se puedan producir en los pequeños. También, al ser tan llamativas para los niños, se busca evitar que puedan tocarlas.
En lo que se refiere a las zonas donde se ha intervenido destacan los pinares de la urbanización Taralpe, el arroyo El Cura y El Pinar. También, se ha trabajado directamente en diferentes calles del municipio, entre las que sobresalen: Río Manilva, Carmen Olza Subiri, Rio verde, Rio Darro, Reales Alcázares, Leopoldo Panero, Fino y Benahavís.
Asimismo, se han proyectado los tratamientos en lugares con gran afluencia de personas. En este sentido, se ha aplicado este método preventivo en parques y zonas verdes de la localidad, como el situado en Avenida de la Música, Ermita del Cerro, el Parque Oriental y el de la piscina El Lagar. Sin olvidar, las parcelas municipales ubicadas en Calle Marbella, Periana, Pizarra, Casares y Benalmádena.
Aunque las llamadas de incidencias de casos en los que los vecinos de alguna zona hayan encontrados plagas de procesionaria ha disminuido en un 98% , desde el Consistorio se ha hecho un llamamiento para que aquellos particulares que tengan indicios de que pueda existir este tipo de orugas realicen los tratamientos pertinentes. Así, esta plaga no afectará al bienestar de los vecinos.

Artículo publicado el 18 / marzo / 2015. En la categoría: Información MunicipalEn la categoría: Servicio Público